Trinidad

Que ver en Trinidad

En nuestros viajes a Cuba, siempre intentamos pasar por Trinidad, aunque sea solo dos noches. Trinidad es una ciudad fantástica, muy diferente a La Habana, llena de vida en la calle y de colores. Con su estilo colonial, casitas de colores y suelo empedrado, fue declarada Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO en 1988.

Si bien es cierto que cada vez se está volviendo más turística, aun conserva su magia. La mejor manera de conocerla es alojarse en casas particulares, y nosotras tenemos muy buenas recomendaciones, no dudes en contactarnos.

 

Casco histórico

Una de las cosas que no debes dejar de hacer si estás en Trinidad es callejear por su casco histórico, encontrarás edificios preciosos, tiendecitas de artesanía, edificios coloniales con su patio interior, gente practicando música o tocando en la calle, otros bailando o aprendiendo a bailar con la puerta abierta… sin duda un lugar para perderse por sus calles.

 

Playa Ancón

Para los que tengáis ganas de un chapuzón en el Caribe, a solo 15 minutos en coche de Trinidad está Playa Ancón. Una playa de arenas blancas y aguas cristalinas y turquesas que no os podéis perder. Y si además queréis un poquito de internet, que sabemos que en cuba va escasa, podéis pedirle al taxista que os deje en el hotel de Playa Ancón, desde ahí podréis conectar a internet y en 2 pasos llegar a la arena. Eso sí, la parte más tranquila de la playa no es esa, así que, si buscáis paz, pedirle que os deje en la otra parte que tiene la playa.

 

Valle de los Ingenios

Este valle es una enorme plantación de caña de azúcar que es muy típica de la zona. Depende el tiempo que tengáis y lo que os guste a cada uno, hay varias opciones para conocer el valle. Desde trekking a pie con parada en una cascada y almuerzo durante la excursión, también existe la opción de recorrerlo a caballo y terminar en la cascada para un baño, o bien ir al mirador a disfrutar de las vistas de este valle o coger un tren antiguo que ya solo se usa para el turismo. En nuestro paseo por el valle podemos encontrar La Torre Manaca Iznaga, a la que se puede subir para ver las vistas y que en su época era usada para controlar a los esclavos de las tierras desde arriba.

 

La escalinata y La Casa de la Música

Cuando ya cae la noche Trinidad toma un aire diferente, en sus calles se empieza a oír la música y palpar las ganas de todos por mover esas caderas. Si hay un lugar de referencia en trinidad son las escalinatas de La Casa de la Música, en las que cada noche hay una orquesta en directo, con espacio para el que quiera bailar y practicar un poco y con mesas para el que quiera ir a oír un poco de música de forma más tranquila.

Sin duda Trinidad es una ciudad que enamora, y por la noche se transforma en una ciudad llena de música y baile. Si bien las escalinatas son lo más conocido, hay otros muchos locales en los que podrás encontrar música en vivo y una pequeña pista en la que bailar. Y depende el día de la semana, podrás disfrutar de algún grupo de rumba en directo y ver este hermoso baile.

Como os decía al inicio, nosotras en todos nuestros viajes intentamos hacer una parada en Trinidad, así que anímate y apúntate a viajar con nosotras que conocerás a gente con las mismas ganas de disfrutar de este hermoso país y su ritmo! 😊

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *