Turismo responsable

Este verano practica el turismo responsable

Para la mayoría de nosotros, los meses de verano son los que tenemos la oportunidad de viajar más y aprovechamos para visitar otros lugares y otras culturas. Y si bien es cierto que viajar nos enriquece, también es cierto que dejamos detrás una huella importante sino lo hacemos de forma responsable.

Hoy queremos dejaros aquí, algunos consejos, muy sencillos que ayudarán a que el lugar que visites quede intacto tras tu paso.

 

Di NO a actividades con animales privados de libertad.

No tiene nada de bonito hacerse una foto con un delfín en cautiverio en Riviera Maya o Cancún, ese delfín vie en una cárcel y es sometido a entrenamiento durísimo para que algunos consigan la foto. Tampoco aporta nada un paseo en camello o elefante, los animales sufren con un peso excesivo y continuo sobre ellos, viven en condiciones pésimos y muchas veces sufren de maltrato para hacerlos dóciles.

 

Si quieres observar a los animales en su hábitat, RESPÉTALOS.

Hay que mantener una distancia con ellos para que no se sientan amenazados, no hay que rodearlos en jeeps ni navegar alrededor de ellos en grupo. Infórmate antes de hacer una excursión, hay muchas excursiones que te ofrecen avistar tiburones, ballenas o determinadas especies, y lo que hacen es tirarles alimento para que aparezcan y te hacen saltar corriendo al agua para la foto, este es el caso de la gente que va a Filipinas para nadar con el tiburón ballena en Oslob, un horror!

 

Respeta su cultura, tradiciones y valores y aprende de ellos.

Siempre que sea posible, es un buen momento de aprender sobre otras culturas, pero no las juzgues, déjate sorprender por otra manera de hacer las cosas y ver el mundo. Asegúrate de conocer sus normas de conducta y sociales para evitar comportamientos que puedan suponer una falta de respeto. Como, por ejemplo, evita besarte en público en Malasia, que hasta hace poco podía suponer una detención.

 

Fomenta el desarrollo local del destino que visitas.

Consume productos y servicios locales, dando trabajo a su población ayudas a su desarrollo.

 

No les des dinero a los niños.

Puedes que esta afirmación te parezca muy dura, pero la triste realidad que hay detrás de un niño pidiendo dinero es la de unos padres que lo usan para generar ingresos y un niño que se queda sin la oportunidad de asistir al colegio y recibir una formación para su futuro. Por lo tanto, eses dinero es pan para hoy, pero hambre para mañana. Si realmente quieres ayudar a los niños, acércate a las escuelas locales, llévales materiales escolares o comida no perecedera. En muchas de ellas no solo les dan clase, también les dan una o dos comidas al día para fomentar que los padres lleven a los niños al colegio.

 

No dejes tu basura, si ha venida en tu mochila puede volver en tu mochila.

Cada vez está cogiendo más fuerza el movimiento de lucha contra el plástico, porque este está convirtiendo nuestros océanos en un basurero. Tu puedes contribuir durante tus vacaciones, y no solo si vas a la playa o al mar, vayas donde vayas, playa, montaña o ciudad, usa las papeleras y basuras y no contamines tu entorno.

 

No te lleves algo que pertenece al lugar.

Llevarte corales, conchas, plantas o incluso animales, altera el ecosistema del destino que visitas, ¿has pensado que pasaría si todos hiciéramos lo mismo? No compres souvenirs hechos de materiales conseguidos de forma ilegal, como marfil o pieles de animales.

 

Ayúdanos a que este mundo siga siendo un lugar maravilloso del que disfrutar eternamente.

Nosotras practicamos el turismo responsable en nuestros viajes, te apuntas? 😊

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *