Carnaval de Tenerife

Desfilando en el Carnaval de Tenerife

Porque nos apasiona viajar y hacerlo bailando, nos fuimos al Carnaval de Santa Cruz de Tenerife, pero nada de a mirar y sacar fotos desde las gradas, no no, a bailar en el desfile del Coso Apoteosis con una comparsa local.

En este artículo te contamos nuestro viaje bailongo con detalle, bueno, no todos los detalles, algunos nos los guardamos para los que estuvimos allí 😉

 

El primer día, sábado de Carnaval, cada traveldancer@ fue llegando al apartamento a su ritmo, nos juntamos de diferentes partes de la península y hasta tuvimos una italiana que se animó a venir.

Nos alojamos en un apartamento en el centro de Santa Cruz, al lado uno de los palcos principales del carnaval. La ubicación no podía ser mejor, como nos dijo algún turista, hasta para subir al baño por la noche (porque como te puedes imaginar las colas para ir al baño en una fiesta donde se juntan miles de personas son infinitas)

La primera noche ya fuimos a ver el desfile de Ritmo y Armonía, porque nuestra comparsa participaba en el concurso, y además quedaron terceros. Unas tres horas viendo desfilar a las mejores comparsas de la isla de Tenerife, desde niños a mayores, todos con una energía y alegría que te hacían bailar y vivir el desfile, incluyo como espectador, pero de darnos cada vez más ganas de que llegara el martes y poder vivirlo desde dentro.

Es un verdadero espectáculo poder disfrutar de un espectáculo de disfraces y baile, y no nos podemos olvidar del papel de las batucadas, porque como bailarines es muy importante la música, y tener una batucada tocando en directo es increíble.

Como consejillo en general para ver los desfiles en el Carnaval, llegar pronto para coger sitio en primera fila y verlo bien.

El domingo fuimos a dar una vuelta por Santa Cruz, a conocer el centro, intento fallido de visitar el Parque Marítimo de Cesar Manrique porque en carnavales vacían las piscinas. Después del paseo matutino fuimos a disfrutar de la fantástica gastronomía canaria cerca en el Mercado Municipal.

Por la tarde nos disfrazamos otra vez para bajar al carnaval de día que teníamos el palco debajo del apartamento, y estuvimos bailando y riéndonos hasta las 7 que bajamos a Candelaria para ensayar con nuestra comparsa para el domingo. Lo que más tiempo nos llevó fue probarnos los tocados, créeme si te digo que bailar con eso en la cabeza tiene mucho mérito, pesan bastante, y sino estás acostumbrad@ cuesta un poco al principio… luego con el subidón de la purpurina se te olvida.

El coreógrafo de la comparsa nos enseñó los pasos que se hacen en los desfiles, básicamente siguiendo el ritmo de la batucada, y variando los pasos en el sitio con muchos desplazamientos.

El lunes nos fuimos de excursión al Teide, tuvimos mucha suerte porque nos hizo un día de sol estupendo, y hasta nos pusimos un poquito morenos. Subimos por La Laguna y bajamos por el Valle de la Orotaba, visitamos el museo del Teide donde nos contaron la formación de las islas Canarias y la evolución del volcán a lo largo de los años hasta la actualidad.

Subimos al pico del Teide en teleférico y pudimos disfrutar de las impresionantes vistas desde la cumbre.

Descansamos un poquito a la vuelta del Teide. Después nuestra participante Italiana Francesca nos hizo una rica carbonara, cenamos en casa, unas copitas, pista de baile improvisada en el salón, disfraces de piratas, ron (venía con el disfraz) …y a disfrutar de la noche carnavalera más larga de la semana, ambientazo, un montón de gente, muchos bailes, muchas risas.

Y llego el GRAN DIA, bajamos a disfrazarnos y maquillarnos a la nave de ensayo de nuestra comparsa en Candelaria, los componentes de la comparsa nos recibieron como a uno más del grupo, y hay que tener en cuenta que es una de las comparsas más numerosas y que cuenta con 110 participantes entre bailarines y batucada. Nos ayudaron con los trajes, el maquillaje y sobre todo los tocados, que es todo un mundo meter la cabeza ahí, y que no se te mueva.

Después subimos todos juntos en autobús de vuelta a santa cruz, nos tocó desfilar en la primera zona del desfile, después de la primera carroza, así que básicamente encabezábamos el desfile como comparsa. A las 4 en punto empezó a sonar nuestra batucada y comenzó el desfile del Coso Apoteosis, cuarenta minutos bailando sin parar al ritmo de nuestra batucada. La experiencia fue increíble, los aplausos, los gritos y la cantidad de gente que viene a disfrutar del carnaval y a disfrutarlo viéndote desfilar. Se nos hizo corto, a pesar del calor, los tocados y los zapatos!!! Con el subidón de purpurina se nos olvidó todo, y cuando acabamos el desfile queríamos volver a empezar.

El camino a casa ya sin los tocados fue toda una odisea, gente de todas partes del mundo nos paraba para sacarse fotos, nuestro minuto de fama, y tardamos en hacer un recorrido de 15 minutos más de una hora, pero fue muy divertido.

Por la noche, la última cena y a dormir, la verdad que fueron unos días intensos y estábamos bastante cansad@s, pero lo disfrutamos a lo grande. Ahora estamos contando los días para volver a desfilar en el Carnaval de Tenerife en 2020!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *